Partes de un lavavajillas y otras curiosidades que no sabías sobre ellos

Muchos podrían considerar el lavavajillas el invento del siglo, y no es para menos, este electrodoméstico es esencial en las cocinas de gran parte de la población. Nos ahorra tiempo y agua, ¡y nos hace la vida más fácil!

¿Por qué no descubrir todas las afirmaciones que no conocemos sobre este electrodoméstico, empezando por las partes de un lavavajillas?

¿Conoces cómo funciona un lavavajillas?

Todos sabemos el inicio y el resultado del proceso de lavado del lavavajillas, metemos los platos sucios y una vez terminado el programa los sacamos limpios.

Pero no es tan habitual conocer los pasos que lleva a cabo este electrodoméstico para dejar nuestra vajilla impoluta y cuáles son las partes de un lavavajillas para bar o de un local de hostelería.

  1. Añadir agua. El primer paso del proceso se produce llenando de agua un depósito en la parte inferior del lavavajillas.
  2. Calentar el agua. Un elemento térmico calienta el agua de este cuenco, que más tarde ablandará los restos y la grasa de la vajilla.
  3. Añadir detergente. El detergente se administra automáticamente en el momento adecuado, por medio del ordenador del lavavajillas. ¡Es importante utilizar un detergente especial para lavavajillas!
  4. Lavar los platos. Los brazos del lavavajillas son los encargados de girar expulsando el agua caliente y el detergente.
  5. Vaciar el agua sucia
  6. Enjuagar los platos. El lavavajillas vuelve a cargar agua, pero esta vez sin detergente, y la bombea para garantizar la limpieza de vasos y platos.
  7. Vaciar el agua sobrante. El agua utilizada en el proceso de aclarado se vacía. El calor residual en el interior del electrodoméstico facilita el secado de la vajilla, aunque algunas marcas incluyen aire caliente que lo acelera.
Partes de un lavavajillas

¿Cuáles son las partes de un lavavajillas?

Aunque no seas un hacha pillando las características técnicas de los electrodomésticos o los de una cocina modular, las partes de un lavavajillas son pocas y su funcionamiento fácil de entender. ¡Allá vamos!

Bomba

La bomba es la más importante de las partes de un lavavajillas, ya que este motor es el encargado de forzar el agua para que se distribuya durante el proceso de limpieza, y se evacue en el momento de drenaje. El ordenador del lavavajillas mandará sobre la dirección del agua, abriendo y cerrando las válvulas en el momento adecuado.

Manguera

Está conectada con la red de la vivienda y da paso a la entrada de agua.

Dispensador de detergente y abrillantador

Estos depósitos se encuentran en la parte interior de la puerta para como ya hemos comentado antes, la propia máquina aplique el producto.

Brazo rociador

Estos brazos aspersores aprovechan la presión del agua y la dirigen gracias a su mecanismo de giro a todos los rincones del lavavajillas.

Calentador

Compuesto por piezas de metal que transforman la electricidad en calor y lo traspasan al agua depositada. Estas piezas tienden a acumular cal con los años debido a su contacto directo con el agua.

Cestos, bandejas, sujeciones desplegables, bandeja para cubiertos

Desagüe

Dentro de las partes de un lavavajillas también tiene que haber un desagüe, por el que el agua es expulsada después del proceso de aclarado para dejar seco el interior.

Partes de un lavavajillas

¿Sabes lo que puedes meter en el lavavajillas?

En este artículo no sólo vas a aprender información técnica como las partes de un lavavajillas, sino que también conseguirás algunos trucos para tu día a día.

El uso más frecuente que le damos al lavavajillas es el de eliminar la suciedad de nuestros platos y vasos, sin embargo, cometemos algunos errores con otros utensilios de cocina y desaprovechamos utilizarlo en numeras ocasiones.

Mejor que no metas…

  • Los platos previamente enjuagados, hay muchas razones por las que deshacernos de esta manía que hemos adquirido muchos usuarios habituales del lavavajillas.

Mete tus platos y vasos en el lavavajillas independientemente de lo sucios que estén y sin dejarlos a remojo o rasparlos para quitar trozos de alimentos, en primer lugar, porque ahorrarás tiempo y agua, y…¡para eso está pensado este electrodoméstico!

Además, los avances actuales en detergentes hacen que estos se fabriquen para adherirse a los alimentos que tienen que eliminar. De la misma manera sucede con los lavavajillas de última generación que incorporan unos sensores que deben detectar residuos o suciedad.

Por lo tanto, si enjuagamos los platos “el lavaplatos les da un ligero lavado y los artículos salen menos brillantes”, según explicó Ed Perratore, en la revista Consumer Reports.

  • Utensilios como sartenes y ollas, estos se acabarán oxidando.
  • Cuchillos grandes, su hoja se podría rayar y dejarán de cortar como antes.
  • Recipientes de plástico, aunque nos dé pereza, meter nuestras fiambreras al lavavajillas hará que se derritan y deformen por el calor del proceso.
  • Tablas o instrumentos de madera, el agua y sus altas temperaturas las agrietará y deformará.

Quizás no sepas que puedes usarlo para lavar…

  • Estropajos y esponjas, y eliminar todos los gérmenes a alta temperatura.
  • Brochas y pinceles de maquillaje, para lavarlos a fondo y mantener una higiene adecuada para tu piel.
  • El cepillo del pelo, la suciedad y la grasa del cabello tienden a acumularse en los peines, aunque quitemos los pelos regularmente. ¡Lavar el cepillo te ayudará a mantener limpio tu pelo más días!
  • Pelotas de golf, es recomendable meterlas en una malla y ponerlas en la parte inferior del lavavajillas.
  • Juguetes infantiles, y dejar como nuevos los juguetes de tus niños. ¡Asegúrate de que no lleven componentes electrónicos!

Además de conocer las partes de un lavavajillas, esperamos que te hayas sorprendido con alguna característica de este electrodoméstico y su uso. ¡Hasta el próximo post!

Descubre los trucos para sacarle el máximo provecho también a tu nevera aquí.