17 plantas de interior fáciles de cuidar

Las plantas son la decoración ideal para cualquier espacio. Aportan, luz, color, calidez y vida; además, algunas de ellas actúan como filtro de partículas y elementos tóxicos, renovando el oxígeno de las estancias.

En este artículo queremos compartir una selección de 17 plantas de interior fáciles de cuidar, perfectas para principiantes de la jardinería o para comercios y restaurantes que no disponen del tiempo suficiente para atender necesidades más complejas.

Sansevieria (lengua de suegra)

Se llama así por su perfil alargado y sus hojas bicolor en forma de espada. Es ideal para interior porque decora, no ocupa mucho espacio y libera oxígeno purificando el ambiente. Es tan fácil de cuidar que es considerada como “planta inmortal”, tan solo necesita sombra y muy poco riego (basta con poner un plato con agua debajo cada dos semanas).

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Monstera (costillas de Adán)

Es famosa por sus grandes hojas de aspecto tropical y agujereadas como un queso Gruyère. Es idónea para principiantes siempre y cuando no te importe que adquiera un gran tamaño. Al tratarse de una planta originaria de ambientes húmedos, sus cuidados consisten en humedecer sus hojas con un pulverizador y regarla una vez por semana. Se adapta tanto al interior como al exterior, cuidando de que la temperatura oscile siempre entre los 10 y 24 grados.

Ceropegia Woodii (collar de corazones)

Pertenece a la familia de las suculentas colgantes y llama la atención por sus carnosas hojas en forma de corazón con flores tubulares. Necesita estar en un espacio luminoso, pero protegida de los rayos de sol directo. Antes de regarla, es importante que compruebes la humedad del sustrato. Durante el invierno solo necesita ser regada una o dos veces al mes.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Senecio Rowleyanus (planta del rosario)

Seas principiante o un gran entendido de las plantas, te encantará tenerla, ya que no necesita grandes cuidados y ofrece un porte colgante ideal para adornar cualquier rincón interior. Este tipo de crasas necesitan un espacio muy luminoso con un par de horas de sol directo al día (que no sean las centrales). Todo lo que necesitas hacer es comprobar el sustrato entre riegos y aplicarle un abono específico para plantas crasas.

Maranta leuconera (planta de la oración)

También se la conoce como planta tricolor. El nombre de “planta de la oración” es debido a un ligero cierre de sus hojas que se da por les noches. Necesita mucha luz indirecta para mostrar todos los colores que la caracterizan, tanto de las hojas como de sus nervios. Esta planta agradece la humedad ambiental por lo que es recomendable pulverizar con agua sus hojas de vez en cuando y colocar un plato debajo de la maceta agujereada para que expulse el agua sobrante.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Helechos

No pasan de moda porque son fáciles de cuidar y muy decorativos. Además, de ser resistentes y no necesitar un gran mantenimiento. Solo necesitan un lugar con semisombra o son indirecto, humedad (sin riego excesivo). Lo ideal será colocar un plato con agua debajo para que al evaporarse, la planta aproveche la humedad.

Cactus

También pertenecen a la familia de las suculentas. Este tipo de plantas acumulan agua para adaptarse al hábitat del que provienen; sus hojas se han desarrollado como espinas que les han permitido protegerse de los animales herbívoros. Necesitan varias horas de luz diarias, evitar las corrientes de aire y riego moderado adaptado a cada estación.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Crasas

Pertenecen también a la familia de las suculentas, aunque a diferencia de los cactus, estas aseguran su reserva de agua en las hojas. A más agua reciben, más carnosas son sus hojas. Aportan un gran poder decorativo y se adaptan a cualquier interior. Para saber si necesita agua, lo mejor es tocar el sustrato y, si está seco, regarlas. Otro indicativo será el color de sus hojas, que además estarán menos hinchadas y de un color amoratado.

Chamadeora Elegans (palmera de salón)

Es una planta resistente y muy fácil de cuidar. Sus hojas son alargadas y estrechas y sus flores son poco llamativas. Es una de las plantas de interior más alta (llega a medir hasta dos metros).Es muy agradecida ya que se adapta a cualquier cuidado; además es de crecimiento lento. Debe de vivir en una zona con temperaturas entre 18 y 25º, con luz media indirecta y riego moderado. Si el clima es muy seco se recomienda pulverizar sus hojas puntualmente. Recomendación: evitar las corrientes de aire y la calefacción cerca de ella.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Calathea

Lo más llamativo de esta planta es el color de sus hojas: verde azulado en la parte superior y violeta en el revés. Además, se extienden por el día y se vuelven a enrollar durante la noche. Necesitan estar a una temperatura mínima de 15º y agradecen la exposición moderada a la luz indirecta. Les gusta la humedad, por lo que es recomendable pulverizarlas regularmente o colocar un plato con agua debajo de la maceta.

Hiedra

La hiedra es una planta trepadora, si encuentra el soporte adecuado al que engancharse no hay quien la pare. Al ser una planta de hoja perenne, crece muy bien en interiores y si juntas varias en una sola maceta, conseguirás cubrir grandes superficies. Es ideal para iluminar estancias o crear par4edes verticales.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Drácena Marginata

Es una planta decorativa muy popular, ya que es elegante y robusta al mismo tiempo. Además de ser muy decorativa gracias a sus finas hojas verdes con perfiles rojos, también filtra los gases de la contaminación, como el formaldehído, un peligroso compuesto químico presente en cualquier casa.

Drácena Fragans (tronco de Brasil)

Se trata de otro tipo de drácena característica por las distintas tonalidades de verde de sus hojas. Necesita estar a una temperatura entre 15 y 25º y luz natural indirecta. No precisa demasiado riego, pero sí humedad, por lo que es recomendable pulverizar sus hojas con agua dos o tres veces por semana. Además también hay que controlar el sustrato.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Peperomia Polybotrya (corazón de hombre)

Son características sus grandes y carnosas hojas color verde muy intenso y con acabado en punta; que además tienen forma de corazón. Son muy vistosas y decorativas y con escasos cuidados llenaran el espacio de vida. Como ocurre con las crasas, acumula el agua en las hojas, lo que les aporta un aspecto carnoso. Es sensible al frío y necesita una exposición indirecta al sol. El cuidado que necesita es muy similar al de las crasas: regado moderado y humedad.

Aspidistra

La aspidistra es la típica planta que crece en cualquier rincón donde haya un poco de luz. Lo que la convierte en la planta perfecta para manos inexpertas. Además, no suele presentar problemas de plagas. Al no necesitar mucha luz es perfecta para recibidores y pasillos.

plantas de interior fáciles de cuidar
plantas de interior fáciles de cuidar

Zamioculca

Esta planta es la solución para quienes no tienen mano con la jardinería ya que es superresistente y exige muy poco. La caracterizan sus hojas verdes brillantes y gruesas y los tallos de color verde oscuro. Podría sobrevivir varios meses sin riego, aunque no es lo óptimo. En caso de recibir mucha luz, necesitará un riego más frecuente, aunque con ella siempre será mejor pasarse por defecto que por exceso. Es ideal como planta de interior.

Aloe Vera

Es la planta milagro. Conocida por sus propiedades curativas y reparadoras. Es ideal para tenerla en la cocina (si es luminosa). No necesita apenas agua ni mucha atención; evita que le de la luz directa del sol (el color de sus carnosas hojas te indicará si la exposición al sol es excesiva poniéndose marrón).

plantas de interior fáciles de cuidar