Cómo Limpiar Acero Inoxidable

Limpiar acero inoxidable es una tarea sencillísima. Se trata de uno de los materiales que mejor aguanta la corrosión y el óxido. Dadas estas propiedades, está presente en las cocinas y en el mobiliario de hostelería de los mejores restaurantes. Su coste no es muy elevado, y además está perfectamente preparado para resistir altas temperaturas.

En AJ Kitchen somos conscientes de las grandes ventajas que ofrece este material en nuestros proyectos de cocinas. Por ello, aprovisionamos todas nuestras cocinas con equipamiento para hostelería fabricado a medida haciendo uso del mismo. Trabajamos con los mejores proveedores de mobiliario de acero inoxidable. Su mantenimiento es sencillo, y por ello os vamos a explicar sencillos consejos sobre cómo limpiar acero inoxidable.

Limpiar acero inoxidable en hostelería

En una cocina destinada a restauración encontramos la mayor parte del mobiliario fabricado en este material: cocinas, mesas de acero inoxidable, campanas de extracción o fregaderos industriales.

Su gran resistencia se debe a la mezcla entre cromo y hierro que lo constituyen. Para que no se deteriore, es necesario llevar a cabo una limpieza y mantenimiento regulares.

equipamiento de acero inoxidable

Limpieza diaria

Para realizar un mantenimiento diario de tu mobiliario para hostelería hay que saber cómo limpiar acero inoxidable. Tan solo necesitas agua, jabón y una esponja o trapo. Sigue la dirección que marcan las vetas cuando frotes y de este modo, eliminarás con éxito la primera capa de suciedad.

Si quieres evitar que queden molestas marcas de agua, retira con un paño seco los restos de agua y humedad.

Retirar manchas más resistentes

Para retirar manchas de quemaduras, es más efectivo otro sistema de limpieza. Deja la superficie quemada cubierta de agua y con unas gotas de jabón de lava-vajillas. Espera media hora y los restos de suciedad irán desapareciendo.

Si queremos saber cómo limpiar acero inoxidable cuando se trata de manchas de cal, lo mejor es utilizar un producto específico. Lee bien las instrucciones y sigue los pasos que se detallan en el envase. Otro remedio más cotidiano, es eliminarlas usando bicarbonato de sodio. La limpieza es más efectiva y llegas a zonas que tienen un acceso más complicado.

Mantener el brillo del acero inoxidable

El acero inoxidable tiene un brillo natural muy característico. Si quieres conservarlo como el primer día, puedes utilizar algún tipo de cera especial para cocinas de acero. También puede emplearse aceite de oliva. Basta con extenderlo sobre la superficie y dejarlo actuar durante 15 minutos, retirando los restos sobrantes una vez transcurrido este tiempo.